La salud del perro


Inflamación de disco vertebral en el perro

Diskspondylitis en perros

Diskspondylitis es la inflamación de los discos vertebrales debido a una infección causada por la invasión de bacterias u hongos. En los perros, como con otros vertebrados, la columna vertebral se compone de una serie de huesos vertebrales. Estos huesos mantener la estructura del cuerpo y proteger la médula espinal, que está anidado dentro de la columna vertebral. Entre cada vértebra son estructuras llamadas discos. Estos ronda, amortiguadores de choque cartilaginosos mantener un núcleo de gel fibroso, que permite el movimiento normal de las vértebras sin los huesos vertebrales rocen.

Las infecciones más comúnmente llegar a los discos intervertebrales a través de la sangre. Menos común es la infección debida a fracturas o abscesos locales. Debido a la proximidad de la médula espinal muchos de los síntomas observados en los animales afectados están relacionados con el sistema nervioso.

Grandes y gigantes perros de raza, incluyendo pastores alemanes y los daneses gran, están en mayor riesgo que otras razas. Además, perros machos tienen el doble de probabilidades de desarrollar esta enfermedad que los perros femeninos.

Síntomas y Tipos

La parálisis puede ocurrir en algunos perros, especialmente para aquellos que han pasado sin tratamiento. Otros síntomas comunes que se observan en los perros que sufren de diskspondylitis incluir:

El dolor de espalda
Dificultad para pararse y saltar
Paso torpe
Paseo descoordinado
Debilidad en las extremidades
Cojera
Fiebre

Causas

Las infecciones bacterianas
Las infecciones por hongos
Cirugía
Bite heridas
Fractura
Lesión en la espalda o columna vertebral
Abscesos cerca del sitio de la inflamación

Diagnóstico

Su veterinario le hará un examen físico completo a su perro, teniendo en cuenta el historial de síntomas y posibles incidentes que podrían haber conducido a esta condición. Después de la exploración física inicial, su veterinario puede ordenar exámenes de laboratorio de rutina, incluyendo un recuento sanguíneo completo, perfil bioquímico, y análisis de orina. Estas pruebas pueden ser de valor en la determinación de la presencia de cualquier infección que pueden ser causas principales de esta enfermedad. Su veterinario también tomará muestras de sangre y orina para el cultivo en laboratorio para identificar las bacterias u hongos causantes. Las pruebas de sensibilidad a los medicamentos también pueden ayudar a su veterinario para seleccionar los medicamentos más eficaces(s) para su perro para que la infección subyacente se trata adecuadamente.

Los estudios radiológicos ayudará a su veterinario para determinar la ubicación del disco inflamado, así como la magnitud del problema en su perro. Espinal rayos X por lo general revelan daño a las vértebras y las estructuras adyacentes que se han producido debido a la infección. El desplazamiento y la caída del intervertebral (entre los huesos vertebrales) Los discos también será evidente en espinal rayos X. Estudios radiográficos más específicos, tales como mielografía, la tomografía computarizada (Connecticut) escanear, y la resonancia magnética (RM) puede ser utilizado para una evaluación más detallada y concisa.

La mielografía es un tipo de técnica radiográfica que utiliza una sustancia inyectable que contrastará adecuadamente en un dispositivo de rayos X, en efecto, “iluminación” el área interna que se va a examinar. Esta técnica mínimamente invasiva puede permitir a su médico para detectar anomalías de la médula espinal, haciendo visible cualquier compresiones en la médula espinal, especialmente en aquellos casos en los que se puede requerir cirugía. Su veterinario también puede usar la TC o la resonancia magnética (RM) analiza si los rayos X normales y de imagen mielografía no proporciona los detalles necesarios.

Tratamiento

Si su perro está sufriendo dolor o la enfermedad ha causado un déficit neurológico aparente, su veterinario puede recomendar hospitalización para cuidados intensivos y tratamiento. Si la condición es todavía relativamente reciente, su perro puede ser manejada médicamente en forma ambulatoria. En otros casos, donde el cable de disco y / o la columna vertebral se ha convertido en muy afectado, se puede requerir cirugía para disminuir la presión sobre la médula espinal. Durante la cirugía, su veterinario le quite cualquier tejido infectado y fluido, y también puede retirar una parte del hueso vertebral afectado si se pide. Los antibióticos se pueden usar para controlar las infecciones que residen, y los analgésicos se puede utilizar para controlar el dolor que está asociado con esta enfermedad.