La salud del perro


Piel amarilla (ictericia) en perros

ictericia en los perros

La ictericia plazo (o ictericia) denota una decoloración amarilla de las membranas mucosas de las encías, ventanas de la nariz, genitales, y otras áreas debido a una alta concentración de bilirrubina, un pigmento biliar normal, formado como resultado de una descomposición de hemoglobina presente en los glóbulos rojos.

Si hay un aumento en la tasa de descomposición de glóbulos rojos, como ocurre en algunas enfermedades, niveles anormalmente altos de bilirrubina se forma. Estos niveles altos de bilirrubina no puede ser excretado a un ritmo normal, y por lo tanto, acumula en los tejidos. Los niveles de bilirrubina también puede aumentar en condiciones donde la excreción normal de la bilirrubina se ve obstaculizada debido a alguna enfermedad (colestasis), en el que la bilis no puede fluir desde el hígado al duodeno (primera sección del intestino) debido a alguna obstrucción mecánica o neoplasia.

Mayores concentraciones de bilirrubina son tóxicos y pueden provocar la decoloración de la piel (es decir, ictericia), lesiones del higado y los riñones, y también puede afectar el tejido cerebral. Todas las razas de perros pueden verse afectados.

Síntomas y Tipos

Vómitos
Diarrea
Letargo
Fiebre
Dolor abdominal
Pérdida de apetito (anorexia)
Palidez
Coloración amarillenta de la piel
Cambio del color de la orina y las heces (de color naranja)
Aumento de la frecuencia (poliuria) y el volumen de orina
Aumento de la sed (polidipsia) y el consumo de agua
Confusión mental en casos avanzados
Pérdida de peso
Sangría (especialmente en perros con enfermedad hepática avanzada)

Causas

Enfermedades, toxinas, medicamentos conducen a la destrucción de los glóbulos rojos aumentado
Transfusión de sangre incompatible
Las infecciones sistémicas menoscabe el procesamiento de la bilirrubina en el hígado
Colección de gran volumen de sangre dentro de la cavidad corporal
La inflamación del hígado (hepatitis)
Tumores
Cirrosis
Daño masivo en el tejido hepático (por ejemplo, debido a las toxinas)
Obstrucción en la secreción de bilirrubina debido inflamación del páncreas, presencia de tumor, piedras, o parásitos.

Diagnóstico

El veterinario de su perro tomará una historia detallada de usted y le realizará un examen físico completo de su gato. Las pruebas de rutina de laboratorio, incluyendo: Conteo sanguíneo completo, perfil de bioquímica y análisis de orina se realizará. Estas pruebas revelan información muy valiosa para el diagnóstico inicial. Completar las pruebas de recuento de sangre pueden revelar cambios en las estructuras de RBC, cambios relativos a las infecciones subyacentes como la anemia grave, parásitos de la sangre, y los niveles anormalmente bajos de plaquetas (células responsables de la coagulación de la sangre). El perfil de bioquímica, mientras tanto, puede revelar niveles anormalmente elevados de enzimas hepáticas relacionadas con la lesión hepática. Y el análisis de orina mostrará niveles anormalmente altos de bilirrubina en la orina.

Hay exámenes más específicos para el diagnóstico más, incluidas las causas subyacentes. Los estudios radiográficos ayudará en la determinación de la estructura y el tamaño del hígado, que es el órgano central de importancia en esta enfermedad. Estos rayos X a menudo se encuentran en el hígado agrandado, revelar la presencia de una masa o tumor, la ampliación del bazo en algunos casos, y cuerpos extraños. Torácica Las radiografías pueden revelar metástasis si un tumor es la causa. El ultrasonido también se llevará a cabo, permitiendo a su veterinario para evaluar la estructura del hígado en detalle, ayudar a distinguir la enfermedad de hígado a partir de una obstrucción de las vías biliares, así como la diferenciación de un tumor de una obstrucción mecánica.

Además, el veterinario puede decidir tomar una muestra de tejido hepático con la ayuda de la ecografía para una evaluación más detallada. Las muestras de hígado de tejido pueden tomarse a través de una aguja o durante la cirugía, que puede realizarse para confirmar el diagnóstico y el tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento depende en gran medida la causa subyacente es individualizado y altamente. Los perros con enfermedad grave o avanzada pueden necesitar hospitalización para la atención inicial intensiva y el tratamiento. Una dieta nutricionalmente equilibrada se dan de acuerdo a las necesidades diarias de energía y el estado de la enfermedad. Los suplementos vitamínicos también se recomienda en los pacientes afectados. Algunos casos pueden requerir cirugía, como aquellos con obstrucción de la vía biliar, y una transfusión de sangre puede ser necesario si la anemia grave está presente.

Manejo

El pronóstico de esta enfermedad en gran parte depende de la causa subyacente y el tratamiento ofrecido. Sin embargo, dieta adecuada, administración oportuna de medicamentos, reposo absoluto, y el seguimiento regular le ayudará a su perro en todo el proceso de curación.

No le dé ningún medicamento o modificar la dosis sin la aprobación expresa del veterinario de su perro, especialmente analgésicos, que puede llegar a ser tóxicos para el hígado en esta condición. Dado que el hígado es el órgano central para el metabolismo, toxicidad puede ocurrir en los casos de insuficiencia hepática.

Los perros con insuficiencia hepática necesitan un alto nivel de atención en el hogar debido a la inestabilidad inherente a esta condición. Estos animales pueden sangrar en cualquier momento. Si ves que tu mascota sangrado, inmediatamente llame a su veterinario para obtener ayuda. Además, Su veterinario debe asesorar a las heces del perro o cambio de color de orina.